32 El impío es derribado por su maldad, pero el justo tiene un refugio cuando muere.