2 La lengua del sabio hace grato el conocimiento, pero la boca de los necios habla necedades.