3 En todo lugar están los ojos del SEÑOR, observando a los malos y a los buenos.