5 El necio rechaza la disciplina de su padre, mas el que acepta la reprensión es prudente.