13 El agrado de los reyes son los labios justos, y amado será el que hable lo recto.