28 Aun el necio, cuando calla, es tenido por sabio, cuando cierra los labios, por prudente.