26 Ciertamente no es bueno multar al justo, ni golpear a los nobles por su rectitud.