27 El que retiene sus palabras tiene conocimiento, y el de espíritu sereno es hombre entendido.