28 El testigo falso perecerá, mas el hombre que escucha, hablará siempre.