30 No vale sabiduría, ni entendimiento, ni consejo, frente al SEÑOR.