3 El prudente ve el mal y se esconde, mas los simples siguen adelante y son castigados.