5 Espinos y lazos hay en el camino del perverso; el que cuida su alma se alejará de ellos.