19 Escucha, hijo mío, y sé sabio, y dirige tu corazón por el buen camino