27 Abominación para los justos es el inicuo, y abominación para el impío el recto en su camino.