4 Harta en extremo está nuestra alma del escarnio de los que están en holgura, y del desprecio de los soberbios.