5 hubieran pasado entonces sobre nuestra alma las aguas impetuosas.