8 Humo subió de su nariz, y el fuego de su boca consumía; carbones fueron por él encendidos.