18 Enmudezcan los labios mentirosos, que arrogantes hablan contra el justo con soberbia y desprecio.