20 Nuestra alma espera al SEÑOR; El es nuestra ayuda y nuestro escudo;