11 Que no me alcance el pie del orgullo, ni me mueva la mano de los impíos.