35 He visto al impío, violento, extenderse como frondoso árbol en su propio suelo.