36 Luego pasó, y he aquí, ya no estaba; lo busqué, pero no se le halló.