9 Mudo me he quedado, no abro la boca, porque tú eres el que ha obrado.