12 Mas el hombre, en su vanagloria, no permanecerá; es como las bestias que perecen.