18 Ciertamente tú los pones en lugares resbaladizos; los arrojas a la destrucción.