20 Como un sueño del que despierta, oh Señor, cuando te levantes, despreciarás su apariencia.