2 Porque, he aquí, tus enemigos rugen, y los que te aborrecen se han enaltecido.