52 ¡Bendito sea el SEÑOR para siempre! Amén y amén.