32 Sed sin ofensa ni a judíos, ni a gentiles, ni a la Iglesia de Dios