1 Porque, hermanos, vosotros mismos sabéis que nuestra entrada a vosotros no fue vana