5 porque todos vosotros sois hijos de la luz, e hijos del día; no somos de la noche, ni de las tinieblas