6 Por tanto, no durmamos como los demás; antes velemos y seamos sobrios