32 En Damasco, el capitán de la gente del rey Aretas guardaba la ciudad de los damascenos para prenderme