8 En todo somos atribulados, mas no angustiados; dudamos (de nuestra vida), mas no desesperamos