3 Porque de la mucha ocupación viene el sueño, y de la multitud de las palabras la voz del loco