25 Y miró Dios a los hijos de Israel, y los reconoció Dios