49 Y acopió José trigo como arena del mar, mucho en extremo, hasta no poderse contar, porque no tenía número