8 Y dije: Señor, no; porque ninguna cosa común o inmunda entró jamás en mi boca