9 Entonces la voz me respondió del cielo la segunda vez: Lo que Dios limpió, no lo ensucies tú