5 Quebrantó el SEÑOR el bastón de los impíos, el cetro de los señores