8 Se seca la hierba, se cae la flor abierta; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre