20 Concédame por lo menos éstas dos cosas; y entonces no me esconderé de tu rostro