17 Mi espíritu vino a ser extraño a mi mujer, aunque por los hijos de mis entrañas le rogaba