23 ¡Quién diera ahora que mis palabras fueran escritas! ¡Quién diera que se escribieran en un libro