10 Me abominan, se alejan de mí, y aun de mi rostro no detuvieron su saliva