11 Porque Dios desató mi cuerda, y me afligió, por eso se desenfrenaron delante de mi rostro