30 que ni aun entregué al pecado mi paladar, pidiendo maldición para su alma