31 cuando mis domésticos decían: ¡Quién nos diera de su carne! Nunca nos hartaríamos