24 y él con ímpetu y furor escarba la tierra, sin importarle el sonido del shofar