8 Pon tu mano sobre él; te acordarás de la batalla, y nunca más tornarás